lunes, 8 de agosto de 2011

Y si... (Parte 133º)

Le pasó a una amiga

“... de chiquita siempre tuve la curiosidad
de meter los dedos en el ventilador
y de poner el termómetro adentro del café con leche,
... solo para ver lo que pasa nomás!!!”



(Tere, 31 años)

11 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

y de grande?

ni me puedo imaginar cuáles serán sus curiosidades actuales!

SantitAh dijo...

Jajaja genial!
Pero es cierto a mí me suelen venir esas inspiraciones infantiles!

Nachas con queso. dijo...

Mi hermano con un amigo, cuando eramos chicos, metieron el termómetro en el puré de papas recien hecho. "Ma, tiene algo plateado el pure". Sí, estabamos comiendo mercurio. No nos paso nada por suerte. jajaja

Yoni Bigud dijo...

Y bueno, la curiosidad es el motor de todas las cosas.

Un saludo.

Marga dijo...

La curiosidad lleva a grandes inventos, claro, no sé si a todos los curiosos.

Soloveo Paredes dijo...

Aja...bueno.
Ya se te va a pasar...

Hugo dijo...

Yo tenía curiosidad por saber qué pasaba si tocaba los cables pelados.

Ahora tengo una marca en un dedo que me recuerda que podés quedarte pegado.

Larabi dijo...

con mis hermanos de chicos cagamos en la bañadera y después llevamos los soretes al inodoro. Per codere.

eMe dijo...

jajajaja claro, la curiosidad (y el deseo) es así, rara y arranca para cualquier lado!

Yoni Bigud dijo...

Y bueno... adelante. La curiosidad no puede quedar insatisfecha.

Un saludo.

Ariel dijo...

La del ventilador la me saque la duda... con uno de plastico... igual duele.

La curiosidad mato al gato... Pero las personas con alto nivel de curiosidad, generalmente, viven mayores niveles de satifacion en la vida...

Saludos!